¿Por qué se anima a las niñas a imitar a los niños y no al revés?

¿Por qué los niños no imitan a las niñas?

La pregunta también podría ser: ¿por qué los modelos destacables femeninos imitan a los masculinos?

Un breve paseo por la Historia del patriarcado

¿Quién duda hoy que vivimos en una sociedad patriarcal? ¿Quién se pregunta si esto ha sido alguna vez diferente? La Historia y sus tiempos. Nuestra especie existe desde hace 2´5 millones de años y solo desde hace 10.000 años comenzó el proceso de construcción del modelo patriarcal (aquel en el que domina el hombre), que se asentó definitivamente en torno al 1500 a.C. ¿Qué significan todas estas fechas? QUE SOLO EL 4% DE NUESTRA HISTORIA HEMOS VIVIDO BAJO LA DOMINACIÓN MASCULINA. ¿El resto? El 96% de nuestra vida como especie hemos sido cazadores-recolectores en sociedades más o menos igualitarias donde el reparto de tareas por sexo no ha supuesto ningún problema, y donde los límites, en cualquier caso, han sido más flexibles de lo que pudiéramos pensar.

El rechazo de lo “femenino”

Hay un feminismo que rechaza lo “femenino”, entendiendo como tal las ocupaciones que tradicionalmente han desempeñado las mujeres. Yo entiendo que el rechazo viene de la rabia por haber sido obligadas a amoldarnos a un corsé rígido. Que se trataba de demostrar nuestras capacidades infinitas, sobre todo para realizar tareas que los hombres se habían reservado en exclusividad por sus “mejores aptitudes”.

Todas las noches, desde hace un tiempo, mi hija mayor quiere que le lea los “Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”. Todas las modelos del libro destacan por desempeñar profesiones tradicionalmente reservadas a los hombres. Y entiendo que son loables por haberse saltado las normas, pero de alguna manera no quisiera que mis hijas se olvidaran de esto:

  1. Que las mujeres tenemos una naturaleza cíclica, no lineal como la de los hombres, y debemos respetarla.
  2. Que las mujeres tenemos útero, gestamos, parimos y amamantamos.
  3. Que ganchillar, cocinar, limpiar, cuidar, también es valiente.
  4. Que, como decía Ibone Olza, nuestra biología es hoy lo más políticamente incorrecto.
  5. Que mujeres y hombres somos perfectos y complementarios, y que no es mejor ocupar un cargo en un consejo de administración que cuidar de tu casa y tus hijos.

Que la clave está en la LIBERTAD y el RESPETO.

Llegan las Navidades y la publicidad de juguetes se llenará de roles de género. Los veremos en las series infantiles de dibujos, en el diseño de la ropa, en los mensajes que nos lanzan por todas partes. Nos escandalizaremos por ello e intentaremos compensarlo demostrándoles a las niñas que pueden llegar tan lejos y ser tan competitivas como ellos.

Lo que me pregunto es si alguien se acordará, en todo esto, de la dulzura, de la compasión, de los cuidados. Si alguien decidirá que los remiendos y las cenas son también dignos de valientes. Si la ternura y la entrega serán reconocidos modelos a imitar. Si se lo diremos a los niños (en masculino).

♦Dedicado a todas las mujeres valientes que han cosido los rotos y avivado el fuego de las cocinas de la Historia, y a todos los niños que quieren explorar las otras dimensiones de la valentía.

Compártelo!

Deja un comentario