¿Hay ventajas en criar sin tribu?

¿Hay ventajas en criar sin tribu?

La pregunta que te formulo puede resultar impactante, pero si me sigues, ya sabes que me encanta encontrar lo positivo dentro de situaciones aparentemente desfavorables.

De la comunidad a la familia nuclear

Antes de responder a la pregunta, quería lanzar tres reflexiones:

  1. Hoy pretendemos hacer en pareja (y a veces solos), lo que antes hacía toda una comunidad.
  2. No contentos con eso, nuestro nivel de exigencia es mayúsculo. Quiero decir que nuestra mirada, más consciente que la de generaciones anteriores respecto a la infancia, busca cubrir no solo las necesidades físicas, sino también las afectivas. Nuestros padres y abuelos se ocupaban poco más que de higienizarnos. Hoy, sin embargo, estamos más atentos a jugar, empatizar, acompañar, alentar…
  3. A lo anterior hay que sumar que en el último siglo se produjo un cambio sustancial en las relaciones sociales, y es el de la incorporación de las mujeres al trabajo fuera del hogar. Y ese cambio tan brutal no vino acompañado de un cambio en la corresponsabilidad de la crianza y lo doméstico. Es decir, las mujeres salimos a producir pero en contrapartida los hombres (salvo honrosas excepciones), no han asumido el reparto del peso de los cuidados.

El triunfo del Estado nos otorgó como individuos una libertad y unos derechos que la comunidad no nos daba, pero a cambio de socavar el poder de esta y hacernos dependientes de él.

Así nos vemos hoy: hemos conseguido, tanto las mujeres como los niños, alcanzar derechos que la sociedad patriarcal nos había arrebatado, pero hemos perdido, en contrapartida, la ayuda que toda una comunidad proporcionaba para criar a los pequeños.

Y entonces nos quedan dos opciones:

  • Rebajar el nivel de exigencia asumiendo que uno o dos no podemos cumplir el papel de una tribu entera (y relajarnos en ese sentido)
  • Buscar una tribu, labor que es a veces complicada si quienes tienes cerca no comparten tu estilo de crianza, pero que se compensa con el universo virtual. Allí sí seguro que podemos, aunque no sea físicamente, construir una comunidad que nos brinde al menos soporte emocional (que no es poco).

Aceptando

A pesar del panorama, debemos agradecer que la vida nos propone cambios con un propósito. Acaso sea el de romper lo viejo y avanzar a más velocidad. ¿Por qué no vernos nosotros como agentes de ese cambio? ¿No es maravilloso?

  • Puesto que estamos solos en esto, reinventémonos a nuestro gusto, sin las limitaciones y restricciones que impone cualquier comunidad, y atrevámonos a hacer las cosas de manera diferente. Menos seguridad pero más libertad.
  • Establezcamos con los niños una intimidad que nos conecte más a ellos y su esencia.
  • Abrámonos a jugar, en ausencia de calle, y dejémonos arrastrar por el  niño interior que nos habita. E incluso si no nos apetece o no nos gusta, exploremos esa sensación para ir adentro, sanar y crecer.
  • Aceptemos el colapso porque, a partir de él, algo nace que nos impulsa hacia dentro de nosotros, hacia el SER. Las situaciones límite que traer criar en medio de esta soledad son idóneas para entrar en ese punto de no retorno en el que toca mirarse y poner luz en el caos, traer consciencia y ser ejemplo. Y eso es sencillamente increíble, el PROPÓSITO que nos lleva a ESTAR VIVOS.

«Los hombres muelen y muelen en el molino de un axioma y lo único que sale es lo que allí se puso. Pero en el momento mismo que abandonan la tradición por un pensamiento espontáneo, entonces la poesía, el ingenio, la esperanza, la virtud, la anécdota ilustrativa, todo se precipita en su ayuda» Ralph Waldo Emerson

¿Lo habías visto de esta manera? ¿Has encontrado tu tribu? ¿O tal vez tu SER en la soledad? Respóndeme en comentarios y comparte si crees que puede serle útil a alguien.

Aprovecho para decirte que el blog ha sido nominado a los premios Madresfera en la categoría de Embarazo y Crianza. Si te gusta lo que escribo y si lo sientes de corazón, puedes dar tu voto al blog a través del siguiente enlace. Solo te llevará un momento (no olvides confirmar al final tu voto en el email de confrmación).

¡Que tengas una buena semana!

Compártelo!

Deja un comentario