Cinco ideas de regalos hechos en casa

Cinco ideas de regalos hechos en casa

La Navidad puede ser exactamente como tú quieras que sea: puedes aprovechar para regalarte y regalar cosas que no te hayas permitido en otro momento (y disfrutarlo sin culpa). Puedes celebrar el espíritu en la intimidad que recibe al invierno, sin ostentaciones materiales. Y también puedes hacer regalos tú mismo, o tú con los niños, y agasajar a los demás con tu creatividad y tu tiempo.

A mí la última opción me parece fabulosa porque nos permite disfrutar del “dar”, nos estimula la imaginación, hace partícipes a los niños y demuestra que siempre, independientemente de nuestra situación económica, podemos regalar algo a otros.

Os voy a proponer cinco ideas que nosotras haremos este año:

Mikados

Me encanta esta opción por su versatilidad: es útil, es bonita y se adapta a muchos gustos. Solo necesitas:

La mezcla ha de macerar 15 días.

Nosotras hemos usado etiquetas de pizarra para decorarla, pero las opciones son infinitas.

Aceite de masaje

Otro regalo que es un acierto seguro, ya sea para que te den un masaje con la excusa de que te regalaron el aceite,  para que te lo des tú mismo antes de acostarte, cuando estés cansado, o para usarlo con los niños cuando les cuesta relajarse… Para ello solo tenéis que mezclar:

  • 100 ml de un aceite base (de oliva, de almendras, de germen de trigo, de jojoba….)
  • 20/30 gotas de aceite esencial

Lo más recomendable sería usar un frasco de cristal oscuro para que el aceite se conserve mejor, pero uno con difusor también es una idea fantástica.

Velas caseras de cera de abeja

Os enlazo al post en el que os hablé de cómo hacíamos en casa estas velas.

Jabones caseros

Os dejo el enlace al post del mes pasado donde os expliqué el proceso.

Turrón casero

Este año se nos ocurrió que era muy buena idea regalar un turrón de calidad, hecho por nuestras manos con ingredientes saludables y sin la sobredosis de azúcar y grasas de los turrones comerciales. No es la primera vez que hacemos esta receta, pero nunca lo habíamos regalado, así que este año, toca. La receta se la debemos a Lucía, de Cocinando el cambio, y os la enlazo aquí. Podéis usar un molde de turrón, o un brick de leche limpio y recortado, o un molde rectangular de silicona, de los de hacer los bizcochos.

Y hasta aquí las ideas de este año. Es muy divertido, además de hacerlas, el proceso de envolverlo, decorarlo y presentarlo. Podemos usar cajitas, cuerdas, piñas pequeñas, láminas secas de cítricos, ramitas de coníferas, etiquetas diferentes, celofán, papeles bonitos… Podéis envolverlos individualmente o confeccionar cajitas que son una auténtica invitación a relajarse. ¡Ah, y es una magnífica propuesta de actividad de adviento!

Espero que os sirvan de inspiración, que os conecten con los niños y que les transmitan que dar a los demás es un placer y un juego.

Compártelo!

Deja un comentario